LaberintoAsociación Internacional de CamineríaMutualidad de Gestores Administrativos
           

Artículo Caminos y Fronteras

CAMINOS Y FRONTERAS. UN PLEBISCITO IMPOSIBLE.

Por Manuel Criado de Val.

 

Los caminos, las grandes vías de comunicación y los pasos fronterizos son la garantía más innegociable de la soberanía de un país. La red viaria es muy semejante al sistema arterial de un cuerpo humano. Un corte o un obstáculo que pueda provocar su pérdida es como una trombosis que acaba con la vida o la soberanía de un país. Durante doscientos años España fue el líder político del mundo occidental. Sus Caminos Reales y especialmente la gran Vía de Madrid a Manila, que era su columna vertebral, se mantenían gracias a la protección de dos grandes Armadas, la de Indias y la del Océano. Por tierra y por mar se podía llegar hasta Manila por territorios de soberanía española. Al producirse la independencia de la Nueva España (México) se cortó el paso por tierra entre los dos Océanos. Quedaron incomunicadas las Islas Filipinas y desapareció el famoso Galeón de Manila, que cada año emprendía la más larga y peligrosa ruta conocida. Pocos años después, Filipinas y Cuba dejarían de ser españolas y las Armadas, anticuadas, fueron fácilmente destruidas en La Habana.

Durante el siglo XV y parte del XVI, Castilla, centro político de la Península Ibérica, estuvo a punto de formar un solo país con Portugal. Todo parecía indicar que las alianzas entre las dinastías castellana y portuguesa inclinarían la balanza frente a la unión de Castilla con Aragón y su Condado catalán. Finalmente, el “balcón” hacia el Atlántico se cerró a favor de la “ventana” al Mediterráneo. La suerte militar y las oscuras maniobras que rodean el final de la dinastía Trastamara trazaron la larga frontera que hasta hoy separa a España y Portugal. Una frontera que tuvo dramáticas consecuencias. Lisboa, llamada a ser la gran base portuaria de la Colonización americana, vio desviarse la ruta entre Madrid y la costa atlántica hacia los puertos andaluces de Sevilla y Cádiz. Portugal tuvo que conformarse con la colonización, más o menos accidental, de Brasil. Tanto la ruta española a las Indias cruzando Nueva España como la ruta a la India portuguesa por el Cabo de Buena Esperanza, dejaron de competir entre sí y desaparecieron.
La gran Vía entre Madrid y Manila es probablemente la mayor empresa construida y mantenida por España hasta el catastrófico siglo XIX. Desde 1.704 fecha de la pérdida de Gibraltar, comienza a desmoronarse la red viaria internacional española. Inglaterra, consciente de su trascendencia, defendió y sigue haciéndolo, con uñas y dientes, el dominio de Gibraltar, que es tanto como el dominio del Estrecho, y del punto vital en el Sur de España. Dominio que se mantiene en poder de Inglaterra, a pesar de la “amistad” hispano inglesa dentro de la Unión Europea. En 1.805, la batalla de Trafalgar, en la que quedó semidestruida la Armada española, facilitó la sucesiva independencia de los países americanos. A partir de 1. 821 fue cortándose la comunicación española con América. Inglaterra y Francia, con la colaboración del tristemente célebre Godoy, arruinaron las principales rutas que partían de Cádiz hacia América y Oriente.

Actualmente, no parece interesar la importancia decisiva de las grandes vías y de los pasos fronterizos en relación con el renovado problema de la independencia de zonas fronterizas en los Pirineos. En manos de unos países independientes (independencia en este caso es sinónimo de hostilidad) todo el resto de la Península quedaría a merced de los dueños de la gran frontera peninsular. Deberíamos tener muy presente la tenacidad inglesa defendiendo la posición ilegal de Gibraltar. Pero mucho me temo que no se piense en que está poniéndose en juego una frontera que desde época romana ha sido la más importante propiedad peninsular. Los Pirineos son una frontera natural que no admite Estados intermedios ni plebiscitos locales. Es absolutamente imposible un plebiscito, ni aplicado a una población ni a un territorio, que suponga la pérdida de la frontera pirenaica o la interposición de otras soberanías en ese territorio fronterizo. La Península Ibérica, incluido Portugal, tienen tres enclaves fundamentales: Gibraltar, Irún, y La Junquera. La soberanía de estas fronteras desborda la autoridad de un plebiscito ni de unos supuestos derechos territoriales. La existencia de unos países independientes en esa Frontera es cuestión de vida o muerte, no sólo para España sino también para Portugal y Europa.

 

 

(doc. Word)


 

Telf: +34 91 429 0626   Ext. 3002      Fax: +34 91 369 0940
E-mail: camineria@ceh.csic.es
 
C/ Duque de Medinaceli, 6 - 28014 Madrid (España)
 
Actualizado:7 Febrero, 2008 17:36

 

Asociación Internacional de Caminería: | Correo | Página Principal |
| Presentacion | Novedades | Estatutos | Congresos | Proyectos | Enlaces |
|
Actividades Complementarias |

© All Rights Reserved